¿Quién eres tú?




En esta actividad vas a necesitar la ayuda de un adulto y un espejo.

Párate frente al espejo, observa con cuidado tu reflejo. Sonríe. Observa con atención tu cabello, orejas, nariz, boca y ojos. Cada uno de ellos forma parte de ti y te hace diferente a otros niños y niñas. También el color de tu piel, piernas y brazos sirven para reconocerte, te hacen especial y distinto a los demás. Sonríe de nuevo, y luego di tu nombre completo.

Margarita, Eduardo, Sonia, Andrés, Susana, Carlos... y otros, junto a tus apellidos son nombres que sirven para identificarte, lo mismo que las partes de tu cuerpo.

Tu cuerpo y tu nombre te dan una identidad propia. Tú eres especial.

Regresa frente al espejo, repite a la vez que señalas con tu dedo tu reflejo:
- Tú eres especial, tu eres especial

Ahora señala con tu dedo hacia ti y repite:
- Yo soy especial, yo soy especial

Tu cuerpo y tu nombre son las cosas más valiosas que tienes, cuidar de ellos es cuidar de ti, recuérdalo cada vez que uses computadora, teléfono celular, tableta o videojuegos. Evita compartir tu nombre y tus fotografías cuando los uses.