Acoso cibernético o ciberbullying




La palabra bullying se refiere al acoso escolar, es una variante de violencia que ocurre entre alumnos, sin importar género, edad o grado escolar. Un estudiante sufre de bullying cuando un compañero o un grupo escolar, lleva a cabo acciones de persecución y agresión física, psicológica o moral, de manera reiterada.

Esta práctica no es nueva, sin embargo, la difusión de imágenes de video con este tipo de violencia por internet, ha provocado que se tome conciencia del problema, pues se repite en muchas partes del mundo.

Cuando los niños o jóvenes son molestados, humillados, avergonzados, difamados o agredidos mediante videos, imágenes o mensajes de celular o puestos en internet hablamos de ciberbullying.

Los principales medios a través de los cuales se llevan a cabo estas actividades son el correo electrónico, las salas de chat, las redes sociales, el mensajero instantáneo, SMS (sólo texto) y mensajes multimedia (fotos, videos y texto).

Recomendaciones a padres y tutores en caso de acoso cibernético o ciberbullying:

  • Escucha con atención al menor, no pierdas la calma por angustiosa que esta sea.
  • Pídele detalles de los hechos que acompañaron el acoso, como algún conflicto escolar o de noviazgo.
  • Dale la confianza de que recibirá toda la ayuda necesaria en esta situación.
  • No le retires el acceso a internet y al dispositivo, pues en un futuro no te tendrán la confianza para contarte algún otro problema.
  • Si el acoso cibernético está relacionado con la escuela, acude inmediatamente a la dirección para reportarlo y solicitar que se actúe en consecuencia.
  • Dependiendo del impacto que haya causado en el menor el acoso cibernético, considera buscar apoyo psicológico para superar el incidente para evitar daños en su autoestima y su desarrollo.

La confianza que tengan tus hijos hacia ti es un recurso valioso que en situaciones de crisis como esta pueden hacer la diferencia, foméntala y mantén una comunicación constante con ellos.