¿Educación y tecnología?




La relación entre tecnología y educación es tan añeja como la escuela misma. Pizarrones de todo tipo, gises, lápices, reglas de madera, ábacos, hojas de papel, tablas de arcilla y otras herramientas han servido para el aprendizaje en todas partes del mundo. La radio y la televisión, junto a la tecnología que emplean para su funcionamiento, también llegaron a los salones de clase en el siglo pasado; dos ejemplos de ello que hasta hoy perduran en nuestro país son la radio y la televisión educativa.

En este siglo XXI el uso de las tecnologías informáticas, computadoras, tabletas y teléfonos celulares se suma a las herramientas que apoyan diariamente al estudiante, participando en sus aprendizajes. Esto ha sido posible gracias a la popularización de los equipos, haciendo que sus precios estén al alcance de más personas. Junto a esta situación, los programas de cómputo, llamados también aplicaciones o software, han transportado al espacio de la informática muchas de las actividades que antes sólo ocurrían en el mundo material.

Así, la información que antes se encontraba exclusivamente en la biblioteca, ahora es posible encontrarla en internet acompañada de diferentes recursos como videos, audios y textos comentados, que pueden ayudar a su comprensión. También escuadras, transportadores, compases, lápices de todos colores, calculadoras, máquinas de escribir, cuadernos y plumas, tienen sus similares en las computadoras, tabletas y teléfonos celulares, la diferencia es que no ocupan espacio, aparecen sólo cada vez que se les solicita con un clic.

Estas mismas herramientas escolares sirven para muchas cosas más: entretenimiento, información, comunicación y muchos tipos de actividades laborales. Pero otras funciones que también ha tenido reflejo en el mundo digital son las delictivas, donde operaciones de distinta índole pueden estar detrás de algunos espacios virtuales del internet. Por otra parte, pasar mucho tiempo usando esas tecnologías también ha demostrado que causa de daños a la salud.

Si usted y su familia tiene la suficiente suerte es posible que nunca enfrente alguno de estos problemas, si está usted informado sobre los cuidados que debe tener con el uso de la tecnología es posible disminuir o anular algunos de ellos... ¿lo va a dejar a la suerte?